¿Quién es miembro de la iglesia hoy en día?

¿Quién es miembro de la iglesia hoy día?

Por lo general todas las iglesias locales tienen tres requisitos para miembros:
La persona debe asistir a las reuniones.
La persona debe cooperar con dinero.
La persona debe poseer buena reputación.
Si reúne estos tres requisitos se le considera como un buen miembro de la Congregación. No difiera en nada de un buen miembro de un club: concurre, paga sus cuotas y se esfuerza por no desacreditar a su club.
Pero cuando en nuestra iglesia empezamos a buscar estos requisitos en los Evangelio y en el libro de Los Hechos, no nos fue posible encontrarlos. Es más, no pudimos encontrar ni siquiera la palabra miembro. En todos los relatos de la Iglesia Primitiva no nos fue posible hallar algo que nos diera la pauta de cómo recibían a nuevos miembros en el seno de la iglesia o que realizaran una ceremonia especial a tal fin o cualquier otra cosa.
Sin embargo, mientras leíamos Los Hechos de los Apóstoles nos encontramos con otra palabra que verdaderamente revolucionó nuestras vidas y nuestra congregación: la palabra discípulo. Y entonces nos preguntamos ¿qué es un discípulo?
Difería por completo de lo que es un miembro de la iglesia. Un discípulo es uno que aprende a vivir la vida que vive su maestro y poco a poco enseña a otros a vivir la vida que él vive.
Por lo tanto, el discípulo no es comunicación de conocimiento o información. Es comunicación de vida. Es por eso que Jesús dijo: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan g:63).
En el discipulado hay algo más que llegar a saber lo que sabe el maestro; es llegar a ser lo que él es. Es por eso que la Escritura dice que debemos hacer discípulos. Eso es más que meramente hablarles, ganarlos o enseñarles. El hacer un discípulo es hacer la duplicación de uno mismo.

 

Editado. (Pastor Ricardo Paixao)

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0