LA SELECCIÓN DE HOMBRES FIELES Y MADUROS:

LA SELECCIÓN DE HOMBRES FIELES Y MADUROS:

 

El llamado de los 12 Discípulos se registra en Mateo 5:1; 10:2-4; Marcos 3:13-19; y Lucas 6:12-16. El llamado de los 70 se registra en Lucas 10:1-16. La selección es el primer paso en el proceso del discipulado. Cuando Jesús seleccionó a los discípulos, Él llamó a hombres comunes. Algunos eran incultos y ellos todos tenían faltas y fracasos...

 

Se ha dicho que si los 12 discípulos originales fuesen examinados por un consejo misionero de una iglesia en el tiempo presente, ellos serían reprobados al servicio misionero. Pero Jesús operó basándose en el potencial, no en los problemas. Él no escogió a los hombres y mujeres debido a lo que ellos eran, pero debido a lo que ellos podrían volverse. Él miraba más allá de los problemas a su potencial.

 

Cada nuevo convertido debe ser discipulado por alguien, pero usted no será capaz de discipular todos. Usted es sólo una persona y está limitado en el número de personas que usted puede discipular por cada vez. Esto es por qué debe hacerse el discipulado en el contexto de la iglesia local. El pastor puede estar seguro que cada nuevo convertido es propiamente discipulado por un creyente maduro.

 

¿Cómo Jesús decidió quién debería seleccionar como discípulos?

Primero, dependiendo de Dios:

 

“Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Como oigo, juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco la voluntad mía, sino la voluntad del que me envió” (Juan 5:30).

 

Segundo, Él le hizo una cuestión de oración. Lucas 6:12-13 registra que Jesús pasó la noche entera en oración antes de seleccionar a los hombres que Él entrenaría como discípulos.

 

Tercero, Jesús tomó la iniciativa para llamar a Sus discípulos. Las personas no se reunirán a usted para volverse discípulos de Jesús. Usted debe tomar la iniciativa para llamarlos. A través del poder de Dios usted debe "hacer" discípulos.

 

Cuarto, Jesús lo hizo claro lo qué estaba involucrado en el discipulado. Como usted

aprendió, los discípulos deben considerar el costo, deben tener las prioridades apropiadas, y deben hacer del discipulado su objetivo absoluto en la vida. Discipulado también involucra fidelidad y habilidad de enseñar otros. Pablo dijo a Timoteo para seleccionar a hombres fieles y encargar a ellos las cosas en que él había sido enseñado. Estos hombres fieles deberían tener la habilidad de enseñar otros. Estas dos calidades son esenciales al proceso de la multiplicación. Si un hombre no es fiel, él no cumplirá su responsabilidad de reproducción espiritual. Si él es fiel pero no sabe enseñar otros, entonces él también fallará. Pablo habló de creyentes que podrían enseñar otros pero no habían madurado todavía espiritualmente para poder hacerlo. Estas personas no están todavía listas para el

verdadero discipulado. Ellas deben instruirse bien más en los elementos esenciales de la fe. Discipulado requiere "hombres fieles, capaces para enseñar también a otros."

 

Los hombres fieles no son necesariamente hombres sin defecto. No confunda el discipulado con la perfección. No enfoque en los problemas en las vidas de los probables discípulos. Mire su potencial. Discipulado es un proceso que lleva a la

"capacitación de los santos" descrita en Efesios 4. Incluso "hombres fieles" tienen

problemas y debilidades para superar como hizo los discípulos originales.

El mundo toma hombres talentosos y se esfuerza para darles carácter. Ellos enfocan en crear a profesionales. Dios dijo para tomar a "hombres fieles" de carácter y Él los capacitaría con dones y habilidades espirituales. Los hombres fieles están disponibles para lograr los propósitos de Dios. Cuando Jesús llamó a Simón y Andrés, ellos "inmediatamente" dejaron sus redes. La palabra "inmediatamente" revela su disponibilidad.

 

Cuando usted selecciona a los hombres y mujeres al discipulado, ellos deben estar

Disponibles. Ellos deben estar deseosos de hacer del discipulado la prioridad de sus

vidas. Los hombres fieles son motivados por la visión espiritual. Cuando Jesús dio a

Pedro y Andrés la visión pescar hombres y mujeres, Él los motivó a dejar sus redes.

Los hombres fieles tienen un hambre por la Palabra de Dios, como tenían los discípulos de Cristo. Su "corazones ardían dentro de ellos" cuando Él compartió las Escrituras (Lucas 24:32,45). Ellos estaban deseosos y ávidos a ser enseñados.

Escribir comentario

Comentarios: 0