Cómo debe ser la enseñanza en la Iglesia

Los discípulos que aprenden y que enseñan deben aprender a manejar estudios sencillos. El Señor nos manda a alimentar “corderos” y no “jirafas”. Aquellos que tienen mayor capacidad, deben inclinarse humildemente para comer del plato de los niños: “Jesús dijo: ‘Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños.” (Mateo 11:25-26). La Iglesia no necesita de una enseñanza académica e intelectual (1 Co 1:18-31; 2:1- 6) para agradar al Señor. Es bueno recordar el ejemplo de la primera Iglesia en Jerusalén. Ella es el modelo en todo para todos los tiempos. Los hermanos de aquel tiempo eran simples y muchos de ellos no sabían leer ni escribir. No tenían imprenta, ni papel. Tampoco tenían Biblias. Con todo, la iglesia era santa y gloriosa, un modelo para nosotros. Observando la manera en que vivían, notamos que los apóstoles usaban un método de constante repetición (catequesis). Aquellos que aprendían podían asimilar y guardar la Palabra en sus mentes y corazones. Ellos no andaban buscando novedades e inventando cosas. Pero las cosas importantes que enseñaban eran repetidas por mucho tiempo hasta que todos lo hubiesen aprendido bien (Filipenses 3:1; 2 Pedro 1:12-15). Los apóstoles estaban bien conscientes de la necesidad de transmitir todo el consejo de Dios y no conceptos bíblicos o teológicos. Cada discípulo tenía que ser formado a la imagen de Jesucristo (Hechos 20:26-27. Filp 4:9. 2 Timoteo 2:2). La enseñanza de los apóstoles apuntaba básicamente a tres cosas:

 

a) Revelar a Cristo: Su persona, su poder, sus promesas;

b) Enseñar todos los mandamientos que Jesús ordenó para vivir;

c) Establecer todos los principios para el funcionamiento de la Iglesia.

Tenemos que volver a la sencillez para que todo el consejo de Dios pueda ser recibido y absorbido por todos los hermanos. Principalmente por los más sencillos. Dios no va a examinar nuestro conocimiento con respecto al contenido de la Biblia. Él nos va a preguntar cómo vivimos. La doctrina esta formada por mandamientos prácticos para la vida de los discípulos (Tito 2:1-15)

 

Pastor Ricardo Paixão de Oliveira

Email: vidanueva@msn.com 

www.icvn.jimdo.com 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0